Publicidad

Sopaipillas Chilenas, Un Bocadillo Frito

Aunque las sopaipillas son una comida común en toda Latinoamérica, Chile tiene su propia versión.

Las sopaipillas chilenas son bollos a cuya masa se le da una forma redonda y plana del porte de tu mano, y que después se fríen. La masa está hecha con zapallo, lo que les da un color naranja. Sabrás cuál es el zapallo cuando lo veas en la feria o mercado callejero porque los vendedores usualmente lo cortan en grandes trozos que resaltan su intenso color naranja.

Usualmente fritas, las sopaipillas se pueden comer con los dedos. Se compran frescas por más o menos doscientos pesos.

Sopaipillas de los Vendedores Callejeros

sopaipilla

No importa dónde estés en Chile, de seguro encontrarás una persona con un pequeño quiosco vendiendo sopaipillas. Puedes observarla mientras ella le da forma a la masa como las típicas sopaipillas y las tira al aceite hirviendo para cocinarlas rápidamente.

Una sopaipilla bien hecha será crujiente por fuera con un centro blando.

Las sopaipillas pueden ser adornadas con un sinnúmero de agregados. La vendedora seguramente tendrá pebre (la salsa chilena favorita). También le puedes poner mostaza, ketchup, o el caramelo muy dulce llamado manjar.

Sopaipillas Pasadas

Aunque puedes comprar sopaipillas todo el año, las sopaipillas pasadas, en Chile son un bocado preferido en invierno. Esta receta muestra las tradicionales sopaipillas remojadas en un denso y dulce jarabe llamado chancaca. Este jarabe sabe como una mezcla de azúcar morena, miel, canela y ralladura de naranja. Tendrás que comer estas sopaipillas con un tenedor.

sopaipillas pasadas

Foto de Sopaipillas Pasadas por Francisco Gonzalez

Deja tu comentario

¿Quieres leer más?
Leer lo último de Pepe: